TODO TIPO DE SEGUROS EN NOIA

Categorías

Latigazo cervical. ¿Qué es?

04/03/2019· BLOG

El latigazo cervical es una de las lesiones más comunes en los accidentes de tráfico y en algunas ocasiones también puede producirse como consecuencia de la práctica de algunos deportes. Los términos latigazo cervical, cervicalgia y esguince cervical tienden a confundirse, en este artículo te explicamos todo lo necesario para conocer sus síntomas y los tratamientos más habituales para paliar sus efectos.

 

QUÉ ES EL LATIGAZO CERVICAL.


El latigazo cervical es un dolor en el cuello como consecuencia del desgarro de alguno de los ligamentos que unen las vértebras cervicales y que se produce por un movimiento de aceleración brusco, seguido de una desaceleración igual de brusca. Este movimiento genera una flexión y una extensión excesiva de estos ligamentos y que dependiendo de la fuerza con la que se produce puede llegar a ocasionar una hernia del disco cervical.

Actualmente existen varios grados en este tipo de lesiones que van del “0”, en el que apenas hay consecuencias, al “4”, en el que podría llegar a existir una luxación, hernia o fractura. Esta clasificación fue llevada a cabo por un grupo de trabajo organizado en 1995 en Quebec y que dio como resultado el siguiente método de valoración:

  • Grado 0. En el cual no habría síntomas.
  • Grado 1. Hay síntomas relacionados con la contusión, pero no hay contractura en la zona.
  • Grado 2. Dolor en la parte de las cervicales y pérdida de la movilidad de la articulación del cuello. Actualmente se aceptan dos subcategorías dentro del grado 2:

    A.)  Cuando aparece dolor en la zona del cuello, pero no afecta a la movilidad de esta articulación.
    B.)   Cuando además del dolor, aparece falta de movilidad, no pudiendo la persona afectada, realizar la torsión parcial o completa del cuello.

  • Grado 3. Dolor en la parte de las cervicales acompañado de algún síntoma neurológico, como la disminución de los reflejos o la pérdida de sensibilidad.
  • Grado 4. Cuando existe fractura o luxación en las cervicales, en estos casos por la gravedad de la lesión, no se considera latigazo.

 

DIFERENCIAS ENTRE CERVICALGIA, LATIGAZO CERVICAL Y ESGUINCE CERVICAL.

Como hemos adelantado al inicio de este artículo, tendemos a pensar que estos tres términos hacen referencia a lo mismo y aunque tienen muchos puntos en común, existen diferencias que son interesantes de conocer:

  • La cervicalgia: es el nombre técnico para describir el dolor común de cuello.
  • Esguince cervical: es una distensión de los músculos del cuello que origina dolor o rigidez en la zona posterior del cuello, con o sin irradiación en los hombros o en la parte alta de la espalda. Suele originarse por malas posturas, o cargas excesivas.
  • Latigazo cervical: es el esguince cervical que tiene un origen concreto en un movimiento brusco y rápido, generando una flexión y una extensión excesiva.

PRINCIPALES CAUSAS QUE PRODUCEN EL DOLOR EN LAS CERVICALES.

El dolor en el cuello puede tener múltiples causas, siendo las principales:

  • Accidente de tráfico. En la mayoría de los casos el latigazo cervical va asociado a un impacto trasero o lateral inesperado, que provoca que conductor y ocupantes no puedan frenar el movimiento descontrolado del cuello, generándose el dolor en esta zona.
  • Lesión deportiva. Es menos frecuente en el deporte, debido a que las condiciones del impacto deben ser muy concretas. No obstante, suele darse en actividades en las que existen movimientos bruscos o caídas, en las que el cuello sufre torsiones o golpes, como en el esquí, el rafting, rugby, etc.
  • Malas posturas. Los grados más leves de esta dolencia, pueden producirse también por efecto de las malas posturas en el trabajo o al usar tablets y móviles.
  • Enfermedades degenerativas. Como la artrosis o la espondilitis.

COMO EVITAR EL LATIGAZO CERVICAL, O MITIGAR SUS CAUSAS EN UN ACCIDENTE DE TRAFICO.

Cuando circulamos en coche no solo las colisiones más fuertes pueden provocarnos lesiones graves en el cuello, pequeñas colisiones laterales o traseras puede provocarnos lesiones. Bastan unos pequeños gestos para evitar las consecuencias más graves de un latigazo cervical.

  1. Ponernos el cinturón. El uso del cinturón evitará un mayor arco de desplazamiento del cuerpo y por tanto una menor aceleración y desaceleración del cuello.
  2. Uso del reposacabezas. Para usarlo de forma correcta deberemos colocarlo para que el centro del reposacabezas coincida con la altura de los ojos. Este elemento frenará la torsión hacía atrás de nuestro cuello.
  3. La postura de conducción. Manteniendo la espalda sujeta o apoyada completamente en el asiento, con la parte lumbar y dorsal pegada al respaldo, manteniendo lo cabeza a un máximo de 8 cm de la cabeza.



SUS PRINCIPALES SINTOMAS.

Es imprescindible conocer los principales síntomas para tratarlos adecuadamente y evitar agravar la lesión. Los síntomas más comunes del latigazo cervical son:

  • Dolor cervical: debido principalmente a la inflamación de las cervicales. Tras un accidente en coche suele aparecer en los primeros momentos, aunque en ocasiones como consecuencia de la adrenalina generada por la situación de estrés, aparece pasados uno o dos días.
  • Dolor de cabeza: puede ir acompañado de visión borrosa, mareos, náuseas y vértigos.
  • Entumecimiento de hombros y manos: hormigueos en los brazos y piernas.
  • Ruido persistente en los oídos: los traumatismos en la zona delas cervicales pueden llegar a afectar el oído interno, los nervios auditivos o la función vinculada a la audición.
  • Dolor en la zona dorsal o zona alta de la espalda, como consecuencia de contracturas en el el músculo trapecio.
  • Mareos: la zona cervical alta tiene influencia en el equilibrio, lo que puede llegar a provocar sensación de mareo y o de vértigo.

 

TRATAMIENTOS MÁS HABITUALES.


Independientemente de que sientas o no dolor en el momento del accidente, es importante que acudas a un centro médico para que puedan examinarte, ya que puede no aparecer el dolor hasta horas o incluso días después de haber ocurrido el accidente.

Los tratamientos variarán en función del grado de la misma y en todos los casos habrá que estar a lo recomendado por el personal especialista que nos atienda. A modo de listado no exclusivo, los principales tratamientos para tratar esta dolencia serían:

Uso del collarín cervical
Tradicionalmente la inmovilización de la zona, mediante un collarín blando o rígido ha sido la principal elección como tratamiento. En los últimos tiempos se ha descubierto que su uso afectaba negativamente al tono muscular del cuello y retardaba la curación, por lo que su uso ha ido cambiando en favor de prácticas como la realización de ejercicio suave y progresivo.

Reposo
Al igual que en el caso anterior, no es conveniente mantenerlo durante muchos días para evitar la atrofia de la musculatura. En función del grado de severidad de nuestro latigazo podrá variar entre 1 y 4 días.

Tratamiento farmacológico
Se recetará el uso de antinflamatorios, relajantes musculares y analgésicos para aliviar el dolor y relajar la inflamación dela zona.

Fisioterapia
Realización de ejercicios bajo prescripción facultativa, que refuercen la musculatura de la zona y nos ayuden a mejorar la movilidad, así como otras prácticas fisioterapéuticas que nos permitan reducir la contracción e ir mejorando la movilidad.

Higiene postural
Pautas para nuestro día a día en el uso de móviles y tablets, levantamiento y transporte de pesos, forma de sentarnos en la oficina y en los momentos de ocio y descanso, no ayudarán a aliviar el dolor y a evitar recaídas y empeoramientos.

 

En caso de tener un siniestro de coche, es importante conocer las coberturas que te ofrece nuestro seguro de coche y que te ayudarán en caso de que hayas sufrido un latigazo cervical. Para más información ponte en contacto con nosotros.


Fuente: Reale.